lunes, 2 de agosto de 2010

AGOSTO 2012. INICIO. DURANGO, DGO. 20 AÑOS ATRAS: Isadora Mariscal es una mujer solitaria que constantemente vive angustiada por los malos tratos de Osvaldo, su marido, quien la llenó de promesas que nunca pudo cumplir y por ello ahora viven atormentados bajo el yugo de Otilia, la madre de ella, quien nunca deja de recordarle a su yerno que le entregó a su hija solo porque él le hizo creer que pertenecía a una familia de abolengo y poseía una cuantiosa fortuna. Los constantes disgustos de su marido como de su madre, hacen de la vida de Isadora un tormento y aunque Osvaldo desea que tengan un hijo ella no puede ser madre por lo que a demás de maltratos físicos también recibe maltratos verbales, sumado a ello las constantes ofensas de Otilia, quien reprocha a su hija ser débil y no haber tenido el valor de seducir a un hombre que valiera la pena, de la misma clase de ellas, pues aunque están venidas a menos, en su momento Otilia perteneció a una de las mejores familias de la ciudad.

 Marcos Dorantes un reconocido empresario que dedica su vida a acrecentar su fortuna, debido a su galanura es un  hombre más asediado por toda mujer aunque él está felizmente casado con Fernanda, una mujer vanidosa que finge amarlo por sobre todas las cosas y que cree demasiado en él a pesar de su tía Felicia, quien desprecia a Marcos por no ser de su misma clase social de nacimiento y al que siempre acusa de ser infiel a su esposa. Renata procura no hacer caso de su tía y aunque tiene dos hijos, los pequeños Renata y Mateo, centra su atención en sus múltiples amantes pues es una ladina desvergonzada que solo se casó con Marcos por interés y diversión segura de que así molestaría a su madre.

Osvaldo maltrata a Isadora, quien le asegura no amarlo desde que se dio cuenta de cómo es realmente. El hombre, acosado por Otilia, quien le exige que haga algo y se porte como un verdadero hombre, decide abandonar la ciudad y con ello a Isadora, a quien su madre no deja de culpar por los actos del hombre así como de recalcarle que siempre será una solterona abandonada a la que ningún hombre volteará a ver jamás por ser débil y poca cosa. Isadora llora por su suerte y asegura que no necesita de ningún hombre para salir adelante.

Fernanda hará un largo viaje y teme por su vida por lo que suplica a Marcos que si algo le sucede a ella él rehaga su vida y se vuelva a casar pues sus dos hijos necesitan de una figura materna. Hace prometer a Felicia que ella lo ayudará. La malvada tía asegura ante Dios que ella se encargará de que ninguna mujer ocupe el lugar de Fernanda, su sobrina, la cuál se marcha con uno de sus amantes.

Pasando un tiempo Isadora es despedida de la secundaria en la que es docente, sumándose una tragedia más a su vida. Sufre con los recuerdos de su pasado y Otilia le suplica que deje de atormentarse con ellos, pues detesta verla lloriquear por los rincones, y mejor busque un trabajo que le devuelva las ganas de vivir. Isadora accidentalmente rompe un espejo. Se corta. Eso la hace reaccionar y decidirse a hacer algo con su vida.

Marcos se entera de que Fernanda ha sufrido un terrible accidente que le arrebata la vida. Se lo comunica a Felicia, quien le advierte que no trate de buscar una madre sustituta para sus sobrinos pues no se lo permitirá.

Osvaldo ha estafado a unas personas que lo han demandado por lo que es encarcelado. Llama por teléfono a Isadora, a quien le exige que lo ayude. Isadora no logra decirle nada pues Otilia le arrebata el teléfono y le dice al hombre que si él se buscó tantos problemas entonces los resuelva por sí mismo y a ellas no las vuelva a buscar jamás. Él amenaza a Otilia con decirle una verdad a Isadora mas la mujer no le teme. Le cuelga y decide que venderá su casa y abandonarán Durango tanto ella como su hija. Isadora se niega a dejar su ciudad pero al no tener alternativa hace caso de su madre, quien le asegura que lejos de ese lugar podrá rehacer su vida, ser otra, e incluso encontrar un nuevo amor pero Isadora ya no cree en el amor.

Tras la muerte de Fernanda, Marcos busca desahogo refugiándose en su trabajo. En su empresa, DORANTESA, Enzo y Marcial, sus amigos de confianza, tratan de animarlo sin lograrlo. Le informan que los resultados de las ventas cada día son mejores en la constructora pero que su asistente y mejor vendedora ha renunciado. Marcos les pide que de prisa busquen a otra pues deben vencer los departamentos de los nuevos residenciales tan pronto como sea posible. Al quedarse solo no deja de admirar la foto de su esposa y recordar sus palabras suplicándole que rehaga su vida y busque una nueva mujer.

Renata y Mateo recuerdan a su madre. Lamentan que haya muerto aunque no se explican la manera tan extraña y repentina en la que falleció.

Felicia, junto con el ama de llaves, Emma, se hace cargo de la enorme casa de Marcos y aprovecha toda ocasión para envenenar a sus sobrinos, a quienes aconseja que nunca acepten a otra mujer como su madre. Emma y Felicia guardan un secreto que la segunda hace prometer a la sirvienta jamás revelará por el bien de ellas.

Marcial cuenta a Noemí, su esposa, que Marcos ha decidido casarse de nuevo. Noemí, feliz, cree que es el momento ideal para que su amiga, la sensual Leticia Campuzano, por fin pueda conquistarlo y gozar de su fortuna.

Isadora y Otilia llegan a vivir a la ciudad de México. Isadora se entera de que se busca secretaria y decide hacer la entrevista con Enzo, quien por sus capacidades cree que no está apta para trabajar para DORANTESA.. Defraudada, cree que en la ciudad no podrá realizarse.  Se tropieza accidentalmente con Marcos, quien de inmediato queda enganchado a ella. Le pregunta si es su nueva asistente y justo cuando Isadora dirá que no, Marcial aparece y le dice que si. Marcos da a Isadora la bienvenida a la empresa y cuando Marcial cuenta a Enzo lo sucedido, éste cree que se meterán en graves problemas pues Isadora no cumple con los requisitos para asistir a Marcos y mucho menos vender pisos.

Leticia habla con Enzo, su hermano, quien le dice que tiene el camino libre para conquistar a Marcos aunque al parecer él no desea rehacer su vida. La mujer sin embargo está más que decidida a conquistarlo pues Marcos Dorantes siempre le ha atraído y se ha convertido en su más grande obsesión

Renata y Mateo no quieren que su padre se vuelva a casar. Son sorprendidos por Emma, quien les asegura que ella los ayudará para que en su casa nunca entre una madre sustituta. No sospechan que la mujer esconde secretas intenciones y que cree que debe cambiar su apariencia triste y sombría para que Marcos deje de verla como una simple empleada y así pueda conquistarlo.

Isadora se presenta a trabajar, sorprendiendo a Enzo con su belleza. Él se pone a sus órdenes y ella también. Marco los sorprende y le pide a Isadora que hablen en privado pues necesita dictarle algunas cosas. No es así, solo le pregunta si es casada. Al saber que Isadora es soltera, su corazón se llena de ilusiones. En ese momento entra Minerva, quien interrumpe y pide a Marcos que hablen en privado. Al hacerlo la sensual muchacha se le insinúa y le dice estar interesada en él. El hombre, por su parte, simpatiza con el atrevimiento de la mujer, aunque le deja claro que en sus planes no está el volverse a casar. Marcos nombra a Isadora su nueva asistente a pesar que Enzo y Marcial creen que es una decisión demasiado desacertada.

Leticia jura a Noemí que Marcos se casará con ella. Leticia advierte a su amiga que él tiene hijos y no será fácil lidiar con ellos y mucho menos ganárselos.

Isadora, feliz, le cuenta a Otilia que le han dado el trabajo, por lo que ambas celebran. La mujer  felicita a su hija y le dice que de ahora en adelante vivirán de su sueldo pues ella no se piensa gastar el dinero que le dieron por vender la casa en Durango.

Marcos y sus hijos se llevan una gran sorpresa al ver el cambio de Emma, quien ahora luce radiante. Emma es cuestionada por Héctor y Fernanda, quienes no entienden su tristeza. La mujer se sincera y confiesa estar segura de ser la más indicada para casarse con Marcos. Felicia se burla de ella y le dice que el hombre  jamás pondría los ojos en una empleada tan insignificante como ella y le exige que vuelva a arreglarse como lo hacía antes. Al estar a solas la abofetea y le asegura que si lo que desea es provocar al viudo de su sobrina pierde su tiempo pues si la misma Felicia descubre que planea seducirlo la echará a la calle. Emma llora y asegura que un día Marcos Dorantes pondrá los ojos en ella.

Otilia cuenta el dinero que ha hecho a lo largo del tiempo y que ha ocultado a su hija, a la cuál considera una estúpida. Recuerda que se la vendió a Osvaldo, a quien le pidió una fuerte cantidad de dinero a cambio de concederle la mano de su hija. Oculta todo su dinero dentro de su colchón. A solas, su felicidad se trunca cuando sufre un infarto sin que nadie la pueda ayudar, por lo que pierde la vida.

Noemí sufre por la enfermedad de Antonio, su hijo, quien a pesar de ser un niño se ha amargado con el encierro. Ella le asegura que pronto será normal.

Marcos piensa en Fernanda y también en el angelical rostro de Isadora, su nueva asistente, de quien descubre que no sabe absolutamente nada de las constructoras. Ella se porta tímida ante él quien le propone enseñarle bien a vender para convertirla en la mejor vendedora. Entre los dos comienza a nacer una linda amistad y se sienten allegados al darse cuenta que comparten las soledades tras haber perdido a sus parejas.

Leticia se siente despechada por el rechazo de Marcos, sin embargo está dispuesta a cualquier cosa con tal de conquistarlo. Visita a Renata y Mateo, tratando de ganárselos con regalos. Los cuestiona sobre sus ideas acerca de tener una madrastra. De inmediato Felicia la sorprende y le asegura que si ella lo que desea es convencerlos de que la acepten, se equivoca pues Marcos jamás se fijaría en ella, pues es corriente y vulgar. Todo lo contrario a lo que era Andrea. Leticia se burla de la mujer, a la que recuerda que es una solterona frustrada a la que ningún hombre, nunca, le echó un lazo por amargada.

Isadora espera en la calle por un taxi que la lleve a casa. Marcos se ofrece a llevarla y la acompaña hasta la puerta de su casa. Al entrar se dan cuenta de que Otilia está muerta. El suceso llena de dolor a Isadora, quien llora la pérdida y es consolada por el hombre, quien la entiende pues hace poco perdió a su mujer.

Enzo le asegura a Leticia que si no se casa con Marcos, entonces la echará de su casa, pues no está dispuesto a ayudarla de por vida.

Marcos llega a casa y solo escucha reproches de Fernanda, quien le dice que no le permitirá casarse con Leticia. Él asegura que no será así pues ha conocido a una mujer maravillosa: Isadora Mariscal. Héctor interrumpe y le dice a su padre que no quiere una madrastra. Marco lamenta decirles a sus hijos que ha llegado el momento en el que él rehaga su vida. Felicia finge apoyarlo pero en el fondo solo desea conocer a la mujer para poder deshacerse de ella.

Isadora se siente sola, vacía, ante la repentina muerte de su madre. Amanece en la funeraria y después acude a la cremación de su madre. Lleva sus restos a casa, donde no deja de llorar de amargura. Marcos llega y la acompaña asegurándole que pronto estará bien. Le da unos días para que se reponga y después vuelva a DORANTESA. Isadora le pide que no se marche, pues no tiene a nadie más. Él permanece a su lado.

Emma y Felicia discuten, ambas sacando sus trapos al sol. Cuando Felicia cachetea a la sirvienta, ésta le jura que no se quedará tranquila y hará hasta lo imposible por seducir a Marcos y echarla a ella para siempre. Jura que muy pronto Marcos olvidará a Fernanda y sus pequeños hijos también.

Enzo y Marcial creen que deben unirse para conseguir en Dorantesa lo que ellos creen que en realidad les pertenece, cansados de ser solo unos empleados más de Marcos. Los dos creen que pueden utilizar a Isadora para llevar a cabo sus perversos planes.

Leticia se siente terriblemente destrozada sin la ayuda de su hermano por lo que pide a Marcos que la ayude. Él la apoya para que no quede desamparada.
Emma trata de seducir a Marcos con falsos dramas hasta que se atreve a confesarle sus verdaderos sentimientos. Él la rechaza y le exige que vuelva a ser la que  era antes o se marche definitivamente de su casa.

Isadora regresa al trabajo. Recibe apoyo de Marcos. Pasan unos meses en los que los dos se acompañan, cenan, pasan tiempo juntos, hasta que él le pide que se olviden de su soledad y se casen. Ella se asusta y lo rechaza pero él se atreve a besarla y le confiesa estar enamorado de ella. Se besan fuertemente.

Emma jura que un día marco Dorantes le suplicará para que ella lo ame y será entonces que lo tenga a sus pies, mientras que Felicia jura que sus sobrinos jamás tendrán una madrastra que la eche a ella de la mansión Dorantes.

Noemí se burla del desfortunio de Leticia, quien ha hecho hasta lo imposible por seducir a Marcos sin lograrlo. Le aconseja que use buenas tácticas y Leticia comete una indiscreción que la hace parecer sospechosa al decir que su mejor táctica ha sido que Fernanda muera y ni así poder lograr nada.

Isadora acepta casarse con Marcos, haciéndolo feliz con su respuesta. Él la lleva a casa, donde Renata y Mateo la rechazan, sin embargo Isadora sabe que con el tiempo se los ganará.

Al enterarse del casamiento de Marcos, Enzo echa de su casa a Leticia, a la que aconseja que busque quien se haga cargo de ella pues no hace nada mas que gastar el dinero que él se gana trabajando duro y no consiguió absolutamente nada a pesar de los esfuerzos de él. Leticia jura que Marcos no se casará con su asistente.

Felicia se opone a que Marcos se case con Isadora sin embargo él está completamente decidido. Envenenado por las palabras de Paula, decide echar a Felicia de su casa pues cree que la mujer es una mala influencia para sus hijos. Felicia asegura que todos se las pagarán un día pues solo la han utilizado.

Leticia hace una visita a Isadora y le aconseja que no se case con Marcos. Se atreve a decirle que él quizás pudo ser capaz de mandar a matar a Fernanda con tal de deshacerse de ella para así casarse con otra mujer. Preocupada, Isadora lo habla con él y Marcos le asegura que no es verdad. Hace una visita a Leticia, a la que exige que se aleje de él y de su familia o de lo contrario se verá obligado incluso a perder la amistad que tiene con Enzo. Leticia llora ante su frustración.

Isadora y Marcos se casan al pasar el tiempo, por la iglesia, llenando a Felicia, Leticia y Emma de rencor y haciéndolas prometer, a las tres, que llegará el justo momento en que puedan vengarse por el dolor que sienten. Dolor debido a esa mujer que las apartó de lo que más querían.

EPOCA ACTUAL: Es el aniversario de bodas de Isadora y Marcos. Los dos se preparan para celebrarlo aunque ella en el fondo no es del todo feliz pues sufre del rechazo de los demás, quienes a pesar del tiempo no aceptan que ella sea la esposa de ese apuesto hombre.

Ni Renata ni Héctor desean celebrar las bodas de su padre y Madrastra y la malvada Emma planea hacer, en complicidad con los muchachos, que el festejo solo cause vergüenza a Isadora.

Noemí y Marcial desayunan con su hijo Antonio, quien trabaja en Dorantesa y muestra interés por Fernanda, a quien Noemí considera la mejor esposa que su hijo pueda tener. Antonio es bueno, reservado, y a diferencia de sus padres no muestra descaradamente sus ambiciones ni malas intenciones.

Fernanda recibe en casa a sus amigas, Jeannette y Mayte, quien está interesada en Marcos, el padre de su amiga. Fernanda le propone que lo conquiste, aconsejada por Emma, pues las dos saben que si Marcos pone los ojos en una mujer más joven Isadora sufrirá.

En Dorantesa, Marcos pide a sus socios, Marcial y Enzo, que lo acompañen al festejo de su aniversario de bodas. Ellos lo comunican a sus familias y de inmediato Noemí y Leticia se ponen en contacto para planear cómo arruinarle el momento a Isabel.

SEPTIEMBRE 2012. Isadora se porta amable con las amigas de Renata quien le exige que deje de entrometerse en su vida y se dedique a cuidar de su padre. La mujer sale de casa y se va de compras. En el mall se encuentra con Leticia, quien ha regresado de un viaje por el extranjero. Leticia no deja de despotricar contra su enemiga, quien decide ignorarla y seguir sus compras pero Leticia la acecha hasta el punto en que Isadora tiene que abandonar el lugar.

Antonio y Mateo hablan de Renata pues Mateo desea que el muchacho sea su cuñado pronto. Antonio confiesa que su supuesto amor hacia la muchacha es cosa que han creído sus padres y lo han comunicado a todos pero que en realidad él a quien ama es a Mayte.

Durante la cena de aniversario todos hablan de negocios y hacen grupos en los que Isabel no encaja. Emma aconseja a la mujer que salga al jardín a respirar y después se integre a la reunión. Isabel lo hace y se lleva una terrible sorpresa al encontrarse frente a frente con Osvaldo, quien le exige una fuerte suma de dinero a cambio de que él no hable con Marcos de su pasado. Isabela lo corre pero el hombre se niega a irse hasta que esta le promete que le dará lo que le pide.

En casa, Mayte le promete a su madre, Rebeca, que cueste lo que cueste ella conquistará el amor de Marcos, a quien ha amado e idolatrado desde que era una adolescente.

En una pobre vecindad, Soledad sufre por su enfermedad y su falta de dinero. Es consolada por su hija Jeannette, quien le promete que con el trabajo que ella tiene pronto saldrán adelante. Soledad sufre y lamenta que Osvaldo, su marido y padre de la muchacha, sea un irresponsable. Él las sorprende hablando y les jura que pronto saldrá de pobre y todo gracias a su hija. Janette no sospecha que por su amistad con Fernanda él pudo dar con Isadora.

Emma recuerda a Fernanda y la devoción que todos sentían hacia ésta. Trata de compararla con Isadora pero no puede, segura de que la segunda esposa de Marcos no vale absolutamente nada. Llora pues ella ha amado al hombre en silencio, desde siempre, y al recordar las humillaciones por parte de Fernanda se alegra de que ésta esté muerta, esperando que siga revolcándose en el infierno.

Antonio busca a Mayte y le pide que salgan pero ella insiste en rechazarlo pues está interesada en un verdadero hombre con el que alguien como Antonio no se puede comparar. El muchacho sufre por el rechazo de la mujer a la que ama.

Noemí habla con Renata para pedirle que se encargue de insistir a Antonio para que se casen. La muchacha se extraña por los deseos de la mujer a quien asegura que entre ella y Antonio no existe ni existirá nada más que un cariño de hermanos. Nadie sabe que Renata tiene una relación secreta con Darío, su profesor de arte, hacia el cuál ella siente una fuerte atracción. Él teme a que se le juzgue por amar a una mujer mucho más joven que él.

Isadora tiene un encuentro con Osvaldo, a quien le exige que la deje tranquila y salga nuevamente de su vida. Le entrega una fuerte suma de dinero y él, burlón, le dice que no se deshará fácilmente de él pues piensa hacer negocios con ella y este es apenas el principio. No se dan cuenta de que Leticia los ha visto.

Mayte se presenta en Dorantesa y es atendida por Enzo, a quien le dice que desea trabajar. Él pone los ojos en la muchacha y decide emplearla sin sospechar que ésta lo único que desea es conquistar a Marcos, a quien sorprende con sensualidad y él solo ríe de los atrevimientos de la muchacha aunque no menosprecia sus atributos.

Osvaldo trata de propasarse con Janette, recordándole que él no es su verdadero padre. Ella logra darle un golpe bajo y le asegura que un día pagará por todas sus cochinadas.

En casa, Isadora se encuentra nerviosa, insegura, pues teme a que Osvaldo hable con Marcos y en serio afecte su matrimonio. Reza con devoción para que eso no suceda. Es sorprendida por Fernanda, quien la cachetea y le dice que está enterada de que tiene un amante.

Renata habla con Janette, a quien le promete ayudarla a salir adelante. A Janette le avergüenza ser pobre y no estar al nivel social de sus amigas mas Renata le asegura que ser pobre no es denigrante y le asegura que la ayudará a trabajar en Dorantesa. Janette menciona a Isabela y trata de hacerle ver a Renata que la mujer no tiene la culpa de que su padre se haya enamorado de ella y que a pesar de todos los insultos, resiste por amor a él y eso demuestra que es una buena mujer. Leticia aparece y asegura que eso no puede ser. Le dice a Renata que ha visto a Isadora muy acaramelada y nerviosa con un hombre muy apuesto que seguramente es más que un amigo. Renata enfurece y aumenta el odio que siente hacia su madrastra.

Emma acaricia su rostro con las ropas de Marcos y es descubierta por Felicia, quien solamente se bura de ella. Le asegura que jamás se comparará con su sobrina Fernanda. Emma, sonriente, le responde que afortunadamente Fernanda ya está muerta y si se descuida, ella, Felicia, pronto podría hacerle compañía. Las dos se atacan mutuamente.

Enzo asegura a Marcial que jamás perdonará a Leticia el haber sido tan estúpida como para haber dejado escapar a Marcos, pues de lo contrario ya lo habrían despojado de todo para ser ellos los dueños absolutos de Dorantesa.

Emma envenena la mente de Fernanda, a la que aconseja que encare a Isadora frente a su padre pues solo así  logrará sacarla de sus vidas.

Leticia le dice a Noemí que Isabela tiene un amante y deben enterar a Marcos lo antes posible. Noemí, al contrario de su amiga, cree que deben callar hasta no estar seguras de que en verdad la mujer engaña a su marido.

Marcos llega a casa y encuentra a Fernanda e Isabel muy alteradas. Fernanda le dice que su madrastra tiene un amante e Isabela la cachetea exigiéndole que calle. Ante la exigencia de Marcos para que su mujer confiese qué es lo que sucede, Isadora se encierra a llorar en su habitación suplicando a Dios que la ayude y vuelva a sacar a Osvaldo de su vida.

Marcial descubre que muchas cuentas de Dorantesa se han estado manejando desde hace mucho tiempo sin que nadie se de cuenta, incluso cuentas de las acciones que una vez pertenecieron a la difunta Andrea. Sospecha que Enzo ha estado haciendo de las suyas por lo que le pide una explicación. Ambos discuten y Enzo se defiende asegurando que él no ha hecho un solo movimiento sin la complicidad de Marcial.

Isadora vive desconsolada pues no se siente capaz de decirle la verdad a Marcos.

En una lujosa mansión vive Francesco Di Carlo, un apuesto magnate que solo ha sabido disfrutar la vida excesivamente. Tiene comunicación con su sensual esposa, la cuál aún sigue viviendo en Italia y a la que por teléfono asegura que los negocios marchan de maravilla.

Renata y Mateo piden a Marcos que se divorcie de Isadora y la eche de casa pues ella jamás ha sido digna de pertenecer a su familia. El hombre enfurece y cree que lo del amante solo fue una mentira para conseguir que él se divorcie. Les asegura a sus hijos que eso no sucederá y que si no desean vivir bajo el mismo techo que él y su esposa entonces se marchen, pues ya tienen la edad suficiente para independizarse. Felicia los consuela y les asegura que Isadora tiene embrujado a su padre pero que deben ser pacientes.

Emma recibe una llamada telefónica que la horroriza. Al colgar, pasmada, cree que no es verdad lo que ha escuchado, sin embargo después sonríe malévola, pues está segura de que los días de Isadora en la mansión Dorantes están contados.

Leticia habla con Enzo, a quien le dice que Isadora pronto se separará de Marcos y ella lo conquistará pues está segura que tiene todo para lograrlo. Él se alegra y le dice que pronto entonces lo poseerán todo y tendrán que deshacerse de Marcial, con quien no pueden compartir la fortuna Dorantes. No sospechan que Mayte los escucha.

Marcos e Isadora hablan. Ella, con llanto, le asegura no tener ningún amante. Él le cree y la besa. Ella más tarde encuentra a Emma escupiendo ponzoña con la servidumbre. Le llama la atención y le exige que tome sus cosas y se marche de su casa pues no está dispuesta a permitir que siga envenenando a Renata y Mateo. Emma la encara y se niega a irse. Entonces Isadora decide sacarla por su propia cuenta. Renata las sorprende y defiende al ama de llaves corriendo a Isadora, a quien recuerda que jamás ha sido querida ni bienvenida.

Noemí hace unas compras en el mall y se sorprende al ver a lo lejos a una bella mujer. Horrorizada la sigue pero ésta se pierde entre la gente. Noemí ata cabos y teme a que lo que sospecha sea cierto.

Antonio dice a Renata y Janette que ama a Mayte. Éstas le aconsejan que se olvide de ella pues Mayte es demasiado ambiciosa y tiene los ojos clavados en un hombre mayor que ella.

Isabela nuevamente es sorprendida por Osvaldo, quien la besa por la fuerza. Ella lo abofetea y le exige que se largue de su casa pero él se niega. Están a punto de ser descubiertos por Marcos pero cuando éste entra al lugar Osvaldo ya no está. Isabela se aferra a él y le asegura sentirse bien, preocupandolo.

Emma recibe una extraña llamada y acude a una cita. Se encuentra frente a frente con Francesco, quien le dice que tiene que ayudar a sacar a Isadora Mariscal de la mansión Dorantes y él le dirá cómo.

Leticia busca a Marcos y le asegura que ella vio a Isadora con su amante. Él no le cree y le echa de su oficina exigiéndole que no se vuelva a presentar en su empresa jamás.

Emma le jura a Isadora que pronto saldrá de la vida de Marcos Dorantes.

Marcos recibe fotografías de Isadora besándose con Osvaldo en su propia casa por lo que estalla en cólera.

Marcial y Enzo vuelven a darse cuenta de las faltas de dinero en las cuentas de la empresa y llegan a una terrible conclusión que los horroriza: Que Fernanda esté viva. Los dos se horrorizan y cada uno, a solas, asegura que Fernanda no puede estar viva, si no muerta. Ambos temen a que se sepa una terrible verdad.

Marcos discute con Isadora, quien trata de explicarle que lo de las fotos fue una trampa de Osvaldo para perjudicarla pero el hombre no la deja por lo que la mujer hace una maleta dispuesta a abandonar la casa recibiendo humillaciones por parte de Felicia, quien se alegra de que la mujer por fin se marche. Al marcharse es abordada por Emma, quien le confiesa lo feliz que se siente por lo sucedido. Isadora la abofetea y le recuerda que Marcos nunca pondrá los ojos en ella, pues para él fue, es y seguirá siendo solamente una sirvienta. Se marcha y llega a una pensión en la que se desahoga por las hirientes palabras de Marcos.

Renata y Mateo reciben una invitación para asistir a una fiesta en honor a su difunta madre. Confundidos temen a que se trate de una broma sin embargo deciden que irán.

Marcos se emborracha terriblemente y Mayte aprovecha para consolarlo y lo besa apasionadamente aprovechando la situación para hacerlo suyo. Él le corresponde y ambos van a un motel donde se entregan suculentamente. Se sorprende al despertar al lado de la muchacha, quien le dice que se ha portado como un verdadero hombre y ella está dispuesta a casarse con él, tal como se lo pidió mientras le hizo el amor.

Soledad enferma gravemente y Janette no sabe de donde sacar dinero. Pide a Osvaldo que haga algo y las ayude y él asegura no tener nada tampoco. En el fondo él desea que Soledad muera para poder aprovecharse de la muchacha.

En la pensión, Isabela habla con Margarita, la encargada del lugar, quien la presenta con el dueño: Franco Valmoro, un importante artista plástico quien se maravilla con la belleza de la mujer y la invita a su próxima exposición. Promete ir y cuando el hombre se marcha, margarita le dice a la mujer que Franco es bueno y puede ayudarla a conseguir un trabajo.

Mayte, llena de felicidad y seguridad, asegura a Rebeca que pronto será la esposa de Marcos Dorantes y nadie se lo arrebatará. La preocupada madre persuade a su hija de que puede cometer una locura y arrepentirse después pero a la joven Mayte eso no le preocupa y se comunica con Renata, a quien feliz le cuenta que ya ha dado un gran paso para conquistar a su padre. Fernanda la felicita pero al colgar se siente incómoda. Jura que ni siquiera Mayte le arrebatará a su padre.

Emma discute con Felicia quien le asegura que las cosas para ella cambiarán muy pronto. Emma, horrorizada, teme a que Felicia sepa la verdad. Cree que tiene que es el momento de hacer hasta lo imposible por impedir que Marcos nuevamente la rechace.

Marcos piensa en Isadora y al descubrir que se ha ido de casa se atormenta y cree que ella lo abandonó por lo que anuncia a sus hijos que se divorciará y no se volverá a casar nunca más. Emma aprovecha el dolor del hombre para decirle que ella siempre estará dispuesta para cuidarlo y velar por él.

Isabela pide a Franco que la ayude a conseguir un trabajo y él le propone que trabaje como su modelo temporal, pues desea hacer pinturas que tengan su rostro y aunque ella se niega al principio él la convence.

Janette pide a Soledad que dejen a Osvaldo y se marchen lejos pero la mujer se niega y con pena reconoce que lo ama a pesar de todo.

Marcos contempla una fotografía de Fernanda, a la que cree una santa. Desea que ella estuviera viva para que sus hijos pudieran ser felices. Felicia habla con él y le asegura que quizás esté muy cerca el día en que Renata y Mateo puedan volver a sonreír. Marcos confiesa extrañar demasiado a Isadora y Felicia le aconseja que se olvide definitivamente de ella. A solas el hombre se emborracha y cree que quizás Isadora le dijo la verdad por lo que cree que debe buscarla.

Isadora sufre al pensar en Marcos. Se desahoga con Margarita, quien le aconseja que busque a su marido y trate de hablar con él pero el orgullo de Isadora es fuerte.

Osvaldo trata de abusar de Janette, quien le rompe una botella en la cabeza y huye de casa.

Leticia habla con Mateo, a quien le pide que interceda por ella para que Marcos le haga caso y pueda casarse con él. Mateo no entiende el interés de tantas mujeres por su padre pero es convencido cuando Leticia le jura que si él la ayuda con su papá, ella lo ayudará con Mayte.

Renata hace el amor con Darío, a quien le dice que desea ser su esposa y estar para siempre con él.

Isabela comienza a ser la modelo de Franco, quien a demás le da un trabajo en su galería de arte. El hombre descubre la enorme sensibilidad de la mujer y se siente atraído a ella. Intenta besarla y ella lo rechaza asegurándole que entre ellos no puede existir nada pues solo se encuentra separada de su esposo.

Marcos no deja de buscar a Isadora sin lograr encontrarla. Mateo le pide a su padre que se olvide de ella y ponga los ojos en Leticia, quien lo ha amado siempre y ha buscado la forma de que él se fije en ella. Marcos está seguro de que Leticia es una mujer ambiciosa que lo único que desea es enriquecerse con su fortuna.

Soledad sufre por no saber nada de Janette. Osvaldo solo despotrica veneno en contra de la muchacha y hace saber a su esposa que si Janette se marchó fue porque el la rechazó. Soledad se aterra cuando su hombre le dice que su propia hija trató de seducirlo.

Marcos contempla las fotos de Isadora besándose con Osvaldo. Mayte las ve y le dice que ella conoce a ese hombre por lo que Marcos busca a Osvaldo y lo golpea exigiéndole que le diga qué tiene que ver con su esposa. Osvaldo confiesa que él fue el antiguo marido de Isadora. Marcos ahora lo comprende todo.

OCTUBRE 2012. Janette se encuentra viviendo con Mayte y Rebeca, a quien con llanto le cuenta lo difícil que ha sido su vida desde que su madre se unió a Osvaldo. La muchacha ahora trabaja en Dorantesa, como secretaria.

Andrea toma un café con Franco y son sorprendidos por Leticia y Noemí, quienes se burlan de ella y se sorprenden a la vez al darse cuenta de la facilidad que tiene para refugiarse en brazos de extraños. Las dos enemigas aseguran que siempre la creyeron una cualquiera a pesar de su cara de mustia.

Antonio tiene una discusión con Mayte, quien lo rechaza y ésta vez le confiesa que ella tiene amoríos con Marcos Dorantes. Éste, lleno de dolor, se lo dice a su madre.

Marcos y sus conocidos, al igual que Renata y Mateo, han recibido una invitación a una fiesta en honor a Fernanda. Todos asisten pero no saben de que se trate. Es Francesco quien les da la bienvenida y habla de lo buena que fue y es Fernanda, quien se aparece ante ellos, regia. Marcos se lleva una gran impresión al verla frente a él, mientras que Renata y Mateo no logran comprender que su madre esté viva. Fernanda asegura que todo fue una confusión, que un tiempo perdió la razón y cuando la recuperó desapareció al enterarse de que Marcos se había casado nuevamente por lo que no quiso perturbarlo pero ahora que ha decidido volver a recuperar lo que le pertenece: Su familia. Todos se horrorizan y no hacen mas que verse entre sí. Marcos le hace saber a Fernanda que él está casado con otra mujer. Renata intercede y le dice a su padre que ahora que su madre ha vuelto Isadora no tiene nada que hacer con ellos.

Franco pide a Isadora que le de una oportunidad pues él se ha enamorado de ella perdidamente. La mujer le pide que no insista ni la atormente más pues en el fondo ella sigue amando a su marido y está más que dispuesta a aclararlo todo por lo que decide que irá a buscarlo para pedirle perdón.

Francesco felicita a Fernanda por su excelente actuación. Ella le dice que ahora está más que dispuesta a recuperar todo lo que le pertenece y dejó cuando se aburrió de Marcos y decidió darse por muerta para abandonarlo. Se burla de los rostros de sus hijos a los que en el fondo no quiere.

Marcos cree que Felicia sabía de la existencia de Fernanda y cuando la mujer descaradamente le confiesa que así fue y se lo ocultó por ordenes de ésta, él decide echarla de su casa. Renata interviene para defender a su tía pero Marcos está decidido por lo que exige a Felicia que se marche. La mujer lo hace no sin antes recibir las burlas de Emma, quien le recuerda que alguna vez le juró que la vería marcharse con la cola entre las patas. Felicia amenaza al ama de llaves, a la que asegura que si no obedece las ordenes de Fernanda, lo lamentará.

Enzo confiesa a Leticia que desde hace tiempo sospechaba que Fernanda está viva por los manejos que se han hecho en sus cuentas. Leticia asegura que si antes la mujer no murió en el accidente ella se encargará de desaparecerla definitivamente.

Emma se presenta ante Fernanda, a quien le dice que la ayudará a que ella vuelva a ser la señora Dorantes. Felicia se siente feliz por su sobrina pero no Francesco, quien se opone a esa absurda idea. Emma por su parte tiene la seguridad de que Fernanda solo desea arrebatarle todo a Marcos para irse nuevamente al lado de Francesco por lo que siente que debe intervenir para que Marcos no cometa una locura, faltando así a la promesa que le hizo a su antigua señora, a quien en silencio odia por sobre todas las cosas jurando que eso se debe a que siempre le arrebató todo cuanto deseó, opacándola, mientras que Felicia intenta convencer a Mateo y Renata para que presionen a Marcos y éste decida regresar con su madre, jurando que ésta ha sufrido durante muchos años. Renata está dispuesta pero Mateo, quien es más cabal, cree que si ellos le importaran a Fernanda ella hubiera tratado de recuperarlos desde hace muchos años sin importarle que Marcos haya vuelto a rehacer su vida con otra mujer.

Marcos no está dispuesto a perdonar a Fernanda pues cree que ella lo engañó. Habla con Enzo y Marcial, quienes le informan de las pérdidas de dinero y pagos que se hicieron en Italia, por lo que ahora más que nunca están seguros de que Fernanda jamás dejó de manejar sus propias cuentas de las cuáles nadie se hizo cargo. Marcos llora lleno de decepción sorprendiéndose más aún cuando Marcial le dice que él se ha encargado de cancelarle todo a Fernanda y que si ella ha vuelto ha sido solamente por ambición. Los dos amigos aconsejan a Marcos para que no cometa una estupidez y le aseguran que Fernanda siempre fue mala y él era el único que no se daba cuenta de ello. El hombre les pide que le digan qué es lo que saben pero los amigos deciden callar.  Marcos Busca a Mayte y se refugia en sus brazos. Los dos vuelven a hacer el amor pero él la llama Isadora, causándole un gran disgusto. Él a cambio, para conseguir su perdón, la lleva a cenar a un restaurante en el que se topan con Franco e Isadora, con quien Marcos desea hablar. Ella al ver que él se entretiene con una jovencita que podría ser su hija se niega y Franco interviene por lo que los dos hombres terminan por golpearse. Marcos asegura a Isadora seguirla amando y ahora más que nunca. Le pide perdón por haber dudado de ella. Le pide que lo busque para que hablen pero ella, llorando, se marcha acompañada de Franco. Mayte por su parte comprende que el amor que Marcos siente por Isadora es más Fuerte que todo por lo que llora ante su madre, a la que asegura que desea hacer lo imposible por separarlos ya que ella en realidad ama al hombre.

Fernanda llora inconsolable ante sus hijos a los cuales solo desea engañar para conseguir sus objetivos. Con patrañas se hace pasar por víctima, ayudada por su tía Felicia, quien asegura que Isadora estaba al tanto de todo y por eso embrujó a su padre. El odio de Renata hacia su madrastra crece pero no el de Mateo, quien duda de su madre, la cuál antes de marcharse pide a Emma que la informe de todos los movimientos de la casa.

Isadora llora y Franco trata de consolarla. Nuevamente le confiesa haberse enamorado de ella pero es rechazado, aunque Isadora confiesa que nunca volverá al lado de su marido.

Obsesionado, Francesco reclama a Fernanda por lo que planea hacer pues él la ama verdaderamente. Ella le pide que confíe, pues en cuanto recupere lo que le pertenece y deje a Marcos en la calle los dos volverán a irse. Él se desahoga con Felicia, a quien confiesa que nunca creyó que Fernanda fuera tan ambiciosa.

Franco teme a que Isadora no sea sincera y juegue con él. Margarita le pide que tenga paciencia pues ella se siente terriblemente confundida.

Isadora habla con Marcos, quien le suplica que vuelva a su lado pero Isadora teme a seguir siendo rechazada, a demás confiesa haber encontrado refugio en Franco, quien al parecer se ha interesado en ella y la protege sin pedirle nada a cambio. Marcos no desea perderla, la besa, ella le corresponde, son descubiertos por Fernanda, quien los felicita y llena de veneno lamenta decirle a Isadora quién es ella, la legítima y única esposa de Marcos Dorantes, por lo que nuestra sufrida y solemne protagonista sale de inmediato de la empresa, topándose afuera con Osvaldo, quien no hace mas que burlarse de ella. Son vistos por Janette, quien se extraña al verlos juntos, discutiendo.

Noemí y Leticia desean ver a Fernanda pero Marcial se lo prohíbe a su esposa, asegurándole que esa mujer es malvada y no debe hacerla su amiga. Leticia al contrario está más que dispuesta y hasta consigue un arma para eliminarla en cuanto le sea posible.

Renata exige a Mayte que deje de ser la amante de su padre pues su madre ha vuelto y volverán a ser la familia que una vez fueron. Mayte ríe y aconseja a su amiga que no se fíe de Fernanda, la cuál nunca amó a Marcos o de lo contrario habría luchado por él contra viento y marea. Las dos amigas se hacen de palabras y terminan cacheteándose. Antonio interviene y las separa. Habla a solas con Mayte, a la que trata de hacer ver que su aventura con Marcos no llegará a nada serio.

Janette visita a Soledad y está a punto de decirle porqué se fue pero son descubiertas por Osvaldo, quien corre a la muchacha de casa y le exige que no vuelva jamás. Soledad llora y él la abraza asegurándole que una mala hija como Janette no merece estar con ellos.

Fernanda trata de seducir a Marcos, quien no le cree y le exige que se quite la máscara con la que siempre se ha ocultado. Ella insiste en fingir así que entonces él le dice que no regresará con ella, le quitará el poder sobre sus cuentas y, sobre todo, le prohibirá que se acerque a sus hijos. Fernanda solo se ríe de él y lo besa pidiéndole que no sea absurdo pues en el fondo siempre la ha extrañado. Él le jura que al principio fue así pero que ahora solo ama a una sola mujer: Isadora.

Isadora sufre y cree que su vida al lado de Marcos siempre estuvo destinada a ser un infierno y más ahora que su primera esposa ha aparecido por lo que decide darle a Franco una oportunidad.

Rebeca y Janette descubren que Mayte está embarazada. Ésta piensa utilizar ese embarazo para casarse con Marcos.

Marcos encuentra la pensión en la que vive Isadora. Entra por la fuerza y la encuentra en los brazos de Franco, a quien la mujer pide que se la lleve lejos un tiempo. Marcos le ruega que hablen, confiesa amarla pero esta vez Isadora no lo quiere escuchar y le desea que sea feliz con su esposa, con sus hijos. De nuevo los dos hombres pelean por el amor de la mujer, quien les pide que se detengan. Es Franco quien la escucha y pide a Marcos que se marche. Marcos jura a Isadora que no se deshará de él, pues la ama y no volverá con Fernanda.

Felicia aconseja a Fernanda que se instale en la mansión Dorantes, pues solo sus hijos pueden ayudarla a recuperar a su familia. Francesco las sorprende y le hace saber a Felicia que a Fernanda no le importa recuperar a su familia, ni a su esposo, si no quitarles toda su fortuna para irse lejos por lo que él ha decidido marcharse, dejarla, antes de que también le haga lo mismo. Felicia se asombra cuando Fernanda se quita la máscara ante ella y le confiesa que esa es la verdad.

Renata encuentra consuelo en Darío, a quien cuenta todo cuanto le sucede. Él le pone un claro ejemplo de lo que pudo hacer que su madre haya mentido y el por qué jamás la buscó. Renata enfurece cuando todo a lo que el ejemplo de su amado la lleva es a que Fernanda es una ambiciosa y mentirosa que nunca la ha querido. Él la abraza y ella llora. Él le pide que se casen y ella le dice que así será pero primero lo consultará con su madre.

Entre Mateo y Janette ha nacido una gran amistad. Están a punto de besarse pero son descubiertos por Andrea, quien asegura a la muchacha que su hijo jamás va a poner los ojos en una muerta de hambre como ella.

Leticia visita a Fernanda, a quien le exige que le diga los motivos por los que se dio por muerta y ahora decidió volver. Fernanda sabe que su rival ha amado siempre a Marcos, por lo que le pide que se quede tranquila, pues no se lo arrebatará ya que lo único por lo que ella ha vuelto ha sido por la fortuna Dorantes y por la cabeza de quien intentó asesinarla. Leticia se horroriza cuando Fernanda la acusa de haber planeado su muerte junto con Enzo, pues es sabido que los dos siempre han querido formar parte de la inmensa fortuna de Marcos.

Franco aconseja a Isadora que escuche a su corazón y decida si lo ama o si aún sigue amando a Marcos. Le hace ver que si ama a su marido entonces deberá luchar por él e investigar, saber, qué es lo que ha sucedido en realidad. Ella lo piensa durante toda la noche, llena de amargura y soledad.

Emma trata de hacer ver a Renata que su madre no es buena. Renata no comprende la actitud del ama de llaves y se da cuenta de que algo oculta por lo que le exige que se lo diga pero Emma decide callar. Más tarde la sirvienta es sorprendida, en la oscuridad, por Fernanda, quien la acorrala. La toma del cuello y le asegura que si ella fue quien decidió mandarla a matar lo pagará muy caro.

Mayte le dice a Marcos que espera un hijo suyo y él no lo puede creer. Le reclama el no haberse cuidado y ella le dice que esa responsabilidad es de los dos. Él es sincero y le promete que se hará cargo de ese hijo, aunque no le pueda corresponder a ella como hombre.

Osvaldo se niega a trabajar y es buscado por la policía. Soledad le suplica que haga algo pero él se niega, así que ella le exige que busque a Janette. Él se niega y le dice que Janette su fue por ser una cualquiera y habérsele insinuado, se ha ido porque él nunca quiso corresponderle.

Isadora se presenta ante Marcos, a quien decide escuchar. Él le pide que no lo deje, que luchen juntos por salvar su amor. Ella llora y confiesa no haberlo dejado de amar. Se besan y deciden darse una nueva oportunidad.

Margarita le dice a Franco que Isadora ha acudido a reconciliarse con su marido. Él se siente destrozado y promete que no se resignará y luchará por ella.

Leticia se siente nerviosa y le pide a Enzo que le diga si él fue quien mandó a matar a Fernanda. Él desespera y le exige que no diga estupideces y que mejor se concentren en pensar qué es lo que tienen que hacer. MATAR A FERNANDA, es lo que Leticia desea.

Fernanda está dispuesta a plantarse en la mansión Dorantes pero Marcos se lo impide. Cuando Emma descubre que éste se ha reconciliado con Isadora, se los hace saber a Renata y Mateo, quienes se oponen a que esa mujer vuelva a vivir con ellos sin embargo Marcos los enfrenta y da la bienvenida a Isadora, a quien todos miran con desprecio.

Franco y Darío se conocen por su amor al arte y descubren que tienen algo en común con los Dorantes.

Leticia le cuenta a Noemí que Fernanda tan solo desea la fortuna de Marcos por lo que deben hacer algo. Sincerándose, Noemí pide a su amiga que no culpe a Fernanda de querer obtener lo mismo que ella, pues es bien sabido que Leticia se interesó por Marcos desde que supo que era multimillonario.

Janette visita a Soledad, quien la cachetea y la corre, acusándola de querer arrebatarle a su hombre, a Osvaldo. Janette sufre pues su madre cree más en el malhechor que en ella.

Antonio vive obsesionado por el amor de Mayte. Habla con Marcial, quien le dice que esa muchacha no es digna de alguien como él por lo que le recomienda que encuentre el amor en alguien más.

Mayte está dispuesta a pelear por la paternidad de su hijo y el amor de Marcos. Le dice a Renata que espera un hijo y ésta se burla de ella y le cuenta que Isadora se encuentra de regreso en la mansión Dorantes por lo que su padre solamente la ha engañado, como era de esperarse. Mayte pide a su amiga que la apoye y Renata se niega asegurándole que si se ha embarazado de un hombre mayor ha sido por no poder frenar sus impulsos. Le aconseja que le haga caso a Antonio, quien seguramente sí querrá hacerse cargo del hijo que espera. Cuando Mayte le dice a Renata que el hijo que espera es su hermano, ésta la cachetea y le responde que ese bastardo nunca será nada suyo. Renata se desahoga con Emma, quien al saber la verdad se alarma.

Felicia descubre que Fernanda ha asesinado a dos hombres para quitarles su fortuna por lo que teme a que haga lo mismo con el padre de sus hijos. Escribe una carta que envía a Emma y enfrenta a su sobrina y cuando descubre que a ésta solo le importa enriquecerse y no quiere a sus hijos. Amenaza con decir la verdad a todos pero Fernanda es hábil y logra asesinarla en la bañera, electrocutándola. Más tarde Renata le llama y le dice que Isadora ha regresado con su padre. Fernanda jura que no le importaría volver a matar a quien se interponga en su camino.

Osvaldo se topa con Janette, de quien se burla. Ella lo abofetea y le jura que lo delatará tarde o temprano y que sabrá esperar a que él cometa un error para verlo tras las rejas.

Fernanda se presenta ante Isadora y le asegura que si no se aleja de Marcos lo va a lamentar. Isadora es fuerte y decidida jura no temerle y estar dispuesta a enfrentarla con tal de defender el amor de Marcos, al que ama por sobre todas las cosas.

NOVIEMBRE 2012. Emma lee la carta de Felicia y consigue un veneno mortal con el único fin de eliminar a alguien. Busca a la mujer y se entera de que ésta ha muerto en un accidente en el baño. N el funeral de Felicia habla a solas con Fernanda y le dice estar segura de que ella mató a su tía. Fernanda no hace más que reírse y se alarma cuando Emma le dice que tiene en su poder pruebas que la acusan y no solamente de matar a Felicia, si no a otros hombres a los que les ha arrebatado su fortuna.  Fernanda le exige que le entregue lo que tiene pero Emma se niega y le dice que ahora la tiene en sus manos.

Francesco se ha dado cuenta de que Fernanda en verdad es perversa por lo que decide tomar sus cosas e irse. Acude a la oficina de Marcos, al que le cuenta todo acerca de su esposa, de sus engaños, de su ambición y de sus planes para eliminarlo y quedarse con todo cuanto posee. Le entrega documentos con los que puede hundirla si así lo desea.

Mayte se presenta ante Isadora para contarle de su embarazo. La mujer no puede creer que su marido haya sido capaz de enredarse con una jovencita. Llama a Franco, con quien se desahoga. Él se atreve a besarla y son vistos por Marcos, quien hace un escándalo. Isadora, decidida, le echa en cara que él se haya enredado con una muchacha que podría ser su hija y embarazarla. Marcos trata de defenderse y entonces Isabela le asegura que le dará su libertad para que pueda responder por ese hijo. Nuevamente decide irse ahora acompañada por Franco, quien le propone que empiecen una vida juntos. Ella se niega y le dice que solamente pueden ser amigos. A él no le importa pues la ama de verdad.

Fernanda descubre que Francesco va a abandonarla por lo que se pone en contacto con alguien para que dañe el motor de la avioneta del hombre por lo que éste sufre un terrible accidente y pierde la vida en altamar.

Rebeca discute con Mayte, a la que asegura que si se mete en problemas por su afán de casarse con un hombre que no la quiere ella será la única responsable.

Fernanda se entera del embarazo de Mayte por medio de Renata por lo que habla con la muchacha y le ofrece una fuerte suma de dinero para que se marche lejos y tenga a su hijo y lo mantenga sin ningún problema. La muchacha se niega y le echa en cara el haber regresado y abandonado a su hombre. Las dos se abofetean fuertemente.

Janette cuenta a Renata sobre Osvaldo y lo que éste le ha hecho, también se queja del cambio repentino de Mayte, quien se ha vuelto grosera y amargada. Renata pide a su amiga que pase unos días en su casa.

Marcos se encuentra mal por el abandono de Isadora y Emma se aprovecha de ello para hablarle de sus sentimientos. Se desnuda ante él y se mete en su cama pero recordando el error que ya una vez cometió, él la desprecia y le dice que solo puede amar a Isadora.

Fernanda trata de seducir a Enzo con tal de que éste la ayude en sus planes pero él la rechaza. Entonces ella le recuerda saber secretos de él que nadie más sabe y que está dispuesta a revelar. Enzo no le teme y le asegura que si ella lo perjudica él también hablará sobre lo que sabe. Ella entonces le pregunta si sería capaz de volver a tratar de matarla. Él la toma del cuello y le asegura que de matarla se daría el placer de hacerlo con sus propias manos. La ahorca y ella se horroriza tratando de defenderse. Él la suelta y la echa de su casa a jalones. Afuera la malvada mujer toma aire y jura que Enzo y todos se las

Antonio pide a Mayte que los dos se vayan lejos y le promete que él se hará cargo del hijo que ella espera. La muchacha se  niega y le exige que la deje tranquila pues nunca le hará caso. Lo sobaja, insulta, agrede y lo hace sentir miserable por lo que él se marcha desconsolado y al ir llorando en su auto sufre un accidente en el cuál pierde la vida. La noticia impacta a Noemí, quien asegura que jamás se repondrá de la muerte de su hijo. En el velatorio Fernanda se presenta y le dice a la mujer que Antonio murió porque ella no supo cuidarlo y porque siempre fue un débil que no supo luchar por sus ideales. Noemí la abofetea y le dice que ella no tiene la cara para cusarla cuando hace muchos años decidió darse por muerta para abandonar a sus hijos a los cuales ahora desea recuperar con engaños pues los muchachos realmente no le interesan y lo único que quiere recuperar es el dinero de Marcos, el cuál se le terminó con todos sus amantes. Tanto Renata como Mateo escuchan y preguntan a su madre si eso es verdad. Entonces Fernanda jura que todos se arrepentirán y se marcha. Llora de rabia pues sus planes no le han resultado.

A pesar de estar con Franco Isadora no deja de pensar en Marcos y en lo que los ha separado desde que Osvaldo regresó del pasado. La mujer habla con Franco sobre su vida pasada, lo que vivió y éste la acepta sin más.

Fernanda piensa en las mujeres de Marcos y cree que tanto Isadora como Leticia y Mayte son un obstáculo para lograr sus planes por lo que cree que debe buscar la manera de deshacerse de ellas.

Leticia habla con Enzo, al que le dice que Andrea ha regresado solo para atormentarlos, por lo que deben encargarse de eliminarla. Marcial, quien los escucha, cree que puede aprovecharse de eso para acusar a Enzo de fraude y quedarse con su parte en Dorantesa pues solo acusando a su amigo él puede lavarse las manos por lo que hipócritamente aconseja a su amigo que no se ensucie las manos a favor de su hermana pero Enzo cree que si Leticia se casa con Marcos su suerte cambiará.


Al paso del tiempo Emma se vuelve una sombra para Marcos, pues no se le separa un solo momento haciendo creer a Fernanda que todo es por ella, por estar de acuerdo con sus planes. La malvada mujer descubre que todas sus cuentas han sido canceladas y que Marcos se ha divorciado de ella definitivamente por lo que cree que debe actuar. Acude a Marcial, a quien le dice que debe ayudarla pero él se niega y le hace saber que no recuperará nada pues él pronto se convertirá en socio mayoritario. Marcos los descubre y pide a Janette que se encargue de hacer cuentas y arreglar documentos descubriendo así que tanto Marcial como Enzo han cometido fraudes en Dorantesa.

Franco pide a Isadora que vivan juntos. Ella se sincera y asegura no estar lista todavía pues cree seguir amando a Marcos.

Osvaldo abusa sexualmente de Janette y ésta a pesar del dolor que siente acude a levantar una denuncia en su contra por lo que el hombre es arrestado. Cuando se le suman los fraudes que cometió y los robos que hizo se le condena a uince años de prisión. Soledad llora amargamente por lo sucedido y al descubrir lo que Osvaldo siempre le hizo a su hija se siente terriblemente culpable. Desde la cárcel Osvaldo contacta a Isadora para pedirle ayuda pero ésta se la niega deseando que se quede en ese lugar para siempre.

Emma se ve con Fernanda y le dice que no la ayudará más pues Marcos está muy cambiado y los dos se entienden muy bien. Fernanda se burla de la sirvienta pues está segura de que todo son figuraciones suyas ya que Marcos jamás se fijaría en alguien tan insignificante como ella. Emma jura que un día la muejrse tragará todas sus palabras.

Mateo descubre que Fernanda casi desfalca a Marcos durante el tiempo que se hizo pasar por muerta. Se lo hace saber a Renata quien no puede creer que su madre sea capaz. Mucho menos cuando su hermano le muestra fotos de la mujer con otros hombres a quienes hizo sus maridos en el extranjero y los cuales murieron extrañamente. Los dos hermanos temen a que lo que su madre quiera sea matar a Marcos para quitarle absolutamente todo.

En ausencia de Emma, Fernanda busca entre las cosas de ésta los documentos que tiene en su poder y que podrían hundirla. No sospecha que en ese mismo momento la mujer se encuentra en el banco, precisamente revisando esos documentos. Emma cree que ha llegado el momento de hundír a SU HERMANA!!!

Isadora y Marcos se encuentran para hablar de su divorcio. Ella con llanto le asegura que Franco es un buen hombre y que se casará con él llegado el debido tiempo. Marcos no le cree y dice estar seguro de que ella lo sigue amando por lo que la besa. Ella sale del lugar, acude a una iglesia y allí se desahoga pues no puede dejar de amarlo.

Janette le hace ver a Héctor que Isadora es una buena mujer a la que le debería dar una oportunidad pues lo ha soportado todo por amor a su padre dempostrando así que lo ama verdaderamente.

Marcial descubre que Leticia y Enzo ahora más que nunca desean perjudicar a Fernanda y no está dispuesto a permitir eso por lo que se pone en contacto con la mujer, a quien advierte que desean eliminarla.

Mayte busca a Marcos en su casa y Emma le impide verlo. Las dos se hacen de palabras y entonces la sirvienta la empuja a la alberca. Mayte no sabe nadar por lo que le pide ayuda pero Emma se niega a salvarla. Es el mismo Marcos quien la descubre y la salva.

Marcial le pide a Noemí que se alejen de Leticia y Enzo pues son enemigos de Fernanda y eso les puede causar problemas en un futuro. Noemí se niega y le recuerda a su marido que ella no ha olvidado que años atrás él y esa mujer fueron amantes, antes de que ella se hiciera pasar por muerta. Marcial se sorprende pues creía que su mujer lo ignoraba todo. Noemí asegura que ella siempre supo la verdad, los mandó a investigar, los espió, y que si antes no dijo nada lo hizo solo por su hijo, por defenderlo y no perjudicarlo. Lamenta que hace años, cuando mandó a asesinarla, los maleantes hubieran fallado. Marcial se horroriza al saber que su esposa fue la causante de aquél accidente en el que Fernanda tenía que perder la vida.

Noemí habla con Marcos y le confiesa la verdad. Está decidida a pagar por su crimen si él decide acusarla. Leticia los escucha hablar y pide a Marcos que no la delaten pues de todos modos Fernanda ha cometido mucho más crímenes imperdonables. Le muestra pruebas de que la mujer se ha encargado de matar a hombres para quitarles su fortuna. El asegura saberlo desde hace tiempo, cuando Francesco le entregó las pruebas que culpan a su ex mujer. Se asombra cuando Leticia le dice que Francesco está muerto.

Marcial, quien solo espera recibir beneficios por parte de Fernanda, le dice a ésta que él sabe quien quiso matarla. La mujer se asombra al saber la verdad pues fue Noemí la única persona de la que no sospechó jamás. Más tarde llama a la mujer para felicitarla y advertirle que se cuide las espaldas. Noemí, sin decírselo a su marido, lo abandona y se refugia en la casa de huéspedes de Margarita, donde se encuentra con Isabela y le cuenta absolutamente todo. Isabela le promete que tanto ella como Margarita la esconderán muy bien.

Darío busca a Renata en su casa. Alli le pide que se case con él. Se enfrenta al celoso Mateo, quien no acepte que su hermana salga con un hombre mayor que ella.

Isadora recibe la visita de Marcos, quien le dice que no puede dejar de pensar en ella y que si lo que Fernanda desea es la mansión se la dará a cambio de que ellos dos sean felices juntos. Le muestra que se ha divorciado de esa mujer pero aun así Isadora no quiere vivir con la sensación de que su marido la puede engañar en cualquier momento. Él, desesperado, le ruega que no dude y le corresponda pues atraviesa momentos difíciles y solo ella puede ayudarlo. Isadora le hace saber que está al tanto de todo y que esconde a Noemí. Marcos habla con la mujer y le asegura que si su vida corre peligro entonces no lo pensará más y definitivamente, aunque pierda a sus hijos, denunciará a Fernanda. Marcos convence a Isadora de volver con él pues ella quiere salvar su matrimonio. Él la besa apasionado y al ser vistos por Franco éste se da la vuelta y se marcha. Los dos enamorados llegan juntos a la mansión Dorantes y cuando Emma los ve besándose se alarma y grita desesperadamente. Se encierra en su habitación y jura que eliminará a Isadora aunque eso sea lo último que haga en su vida.

Rebeca decide que se marchará lejos y pide a su hija que la acompañe pero Mayte se niega. La preocupada madre le exige que razone y se de cuenta de que Marcos jamás se casará con ella ni le responderá pues ama a su esposa. Mayte llora y de pronto comienza a sentirse mal. Tanto, que va a dar al hospital donde tiene un aborto y pierde el hijo que espera. No desea que Marcos se entere pero Rebeca se lo hace saber al hombre y decide que se marchará lejos con su hija.

Margarita consuela a Franco, quien sufre por haber perdido a Isadora pues la ama por sobre todas las cosas.

Isadora se lleva una gran sorpresa cuando Héctor le da la bienvenida a casa y le pide perdón por los malos tratos del pasado. Renata aún se porta de manera renuente con la mujer, a quien Emma sirve la cena envenenada. Es Renata quien la descubre e impide que su madrastra se coma lo servido. Acusa a Emma de ser cómplice de Fernanda, quien solo desea matar a Marcos para quitarle toda su fortuna. Emma asegura que eso no es verdad y llora terriblemente. Marcos decide echarla definitivamente de su casa. Ella le ruega de rodillas que la perdone pues todo lo que ha hecho y soportado ha sido solamente por amor. Él le da unos días para que se marche y ella no tiene más remedio que aceptar. Rompe los documentos que implican a su hermana Fernanda en varios crímenes y asegura que si Marcos así lo quiere, entonces siempre será infeliz. Toma su veneno mortal y asegura que si el hombre no es para ella no será para nadie.

Fernanda y Noemí tienen un enfrentamiento. Las dos acuden con un arma en su bolso. Al despedirse, al darse la espalda las dos toman su arma y voltean para dispararse. Fernanda es más ágil y dispara de más, arrancándole así la vida a su contrincante.

Enzo se lleva una terrible sorpresa cuando le informan que Noemí ha muerto. Tanto él como Leticia sospechan que también Fernanda está detrás de ese crimen.

Emma prepara sus cosas para marcharse de la mansión Dorantes. Se presenta ante Isadora ante la cual llora y a quien le pide perdón por haberle tenido mala voluntad siempre. Le pide ayuda pues no tiene a donde ir. Isadora le da un fuerte abrazo y la malvada Emma aprovecha para apuñalarla asegurándole que jamás la dejará ser feliz al lado del hombre al que ella siempre ha amado. Mateo las descubre y de inmediato separa a la sirvienta de su madrastra. Llama a una ambulancia y no deja escapar a la criminal, a la que asegura que se irá a la cárcel pero Emma escapa. En ese momento llega Fernanda, quien espera que Isadora muera.

Franco se entera de lo sucedido a Isabela por lo que acude de inmediato al hospital en el que se encuentra. Allí Marcos, con llanto, le dice que su esposa se encuentra entre la vida y la muerte.

Fernanda da el pésame a Marcial y lo lleva a su casa donde le pregunta si todavía es tan ardiente como lo fue en el pasado. La mujer lo provoca y él la hace suya. Leticia, quien descubre manchas en la camisa de Marcial, sospecha que éste estuvo con otra mujer a pesar que su esposa recién ha muerto. Le pregunta si ha reanudado su viejo romance con Fernanda y él no dice nada. Enzo informa a Marcial que quizás Fernanda pudo haber matado a Noemí y en verdad su esposa no murió en un asalto. Marcial entonces confiesa a su amigo haber reanudado su romance con la mujer por lo que usará la cama para poder vengarse de ella.

Isadora logra salvar su vida en el quirófano. Se siente bien y tanto Héctor como Fernanda se preocupan por ella causando horror a Fernanda, quien les prohíbe a sus hijos que muestren afecto por esa mujer. Renata se enfrenta a su madre, a la que dice saber la verdad y estar segura que solo desea recuperarlos para dejarlos en la miseria.

Leticia no se separa de Marcos, quien le pide que deje de insistir tanto y no quiera conquistarlo pues él solo puede amar a Isadora. Decide presentarla con Franco, al que le dice que tanto él como ella se entenderán muy bien.

Fernanda esconde a Emma, a quien abofetea y la acusa de ser una imbécil pues Isadora no murió y ahora también le ha arrebatado a sus hijos. Emma no está dispuesta a padecer los maltratos de la mujer por lo que consigue un arma para defenderse.

Franco habla con Isadora, ante la cuál llora. Ésta le pide que busque rehacer su vida con alguien libre, alguien que tenga la disposición de seguirlo y amarlo como se merece. Franco llora amargamente ante Isadora y le da un fuerte abrazo. Se marcha del hospital pero detrás de él va Leticia, quien lo invita a tomar un café.

Pasando unos días Isadora se instala en casa. Allí Renata le dice que Mayte abortó y se ha ido de la ciudad para siempre por lo que no hay nada que le impida ser feliz al lado de Marcos.

Osvaldo escapa de la cárcel y busca a Soledad y Janette para pedirles ayuda. Soledad se compadece de él pero no la hija, quien le recuerda a su madre lo que el hombre les hizo. Amenaza a Osvaldo con llamar a la policía y entregarlo si no se marcha. El hombre las maldice y se marcha y aún así Janette intenta llamar a la policía pero Soledad la detiene.

DICIEMBRE 2012. Fernanda cita a Mateo para que hablen. Ella trata de ponerlo de su parte pero el muchacho se niega por lo que la malvada mujer decide secuestrarlo y llama a Marcos para pedirle veinte millones de dólares a cambio de su hijo amenazando con matarlo. Renata e Isadora se aterran con la noticia. Más la muchacha, quien no puede creer que en realidad su madre sea tan perversa. Marcos acude a una cita con la malvada Fernanda, quien asegura seguir sintiendo atracción hacia él por lo que le exige que le haga el amor si quiere volver a ver a su hijo. Él lo hace mientras que a escondidas Emma toma fotografías.

Isadora recibe una visita de Franco, quien la consuela por los momentos difíciles que los dos pasan. Ella le pide que no dejen de ser amigos y él le asegura que aunque es una mujer demasiado liberal Leticia poco a poco se lo ha ido ganando.

Darío desea casarse con Renata, a la que consuela cuando ésta le confiesa que su madre es una criminal capaz de lo peor. Ella lo lleva a casa y allí discute con Marcos, quien no desea que su hija tenga relaciones con un hombre mayor. Isadora promete a Renata que ella la ayudará y es así, pues pide a su marido que deje a su hija elegir al hombre con el que quiere hacer su vida. Marcos termina por aceptar a Darío.

Osvaldo aparece ante Isadora, a quien exige que le de dinero o de lo contrario la matará. Renata los escucha y decide llamar a la policía, la cuál llega logrando que Osvaldo entre en shock tome a la mujer como rehén por lo que la lleva hasta la azotea de la casa donde amenaza con matarla y quitarse la vida él también. Marcos acude a salvar a su mujer pero no logra nada. Accidentalmente Osvaldo resbala y cae al vacío perdiendo así la vida y causando horror en Isadora, quien se refugia en los brazos de su amado.

Emma cree que pude jugarle sucio a Fernanda. Las dos mujeres tienen una discusión en la que sale a flote su verdad: Emma es la hermana menor de Fernanda y siempre ha sido su tapadera en todas sus fechorías por lo que amenaza a la malvada hermana con denunciarla. Fernanda le jura que si hace algo en su contra lo lamentará. Las dos acuden a Mateo, al que alimentan y dicen que Isadora Mariscal morirá en menos de lo que todos imaginan.

Isadora se presenta ante Fernanda, a quien confiesa estar dispuesta a lo que sea a cambio de que ella deje en libertad a Mateo. Fernanda desea los veinte millones de dólares pues sabe que Marcos jamás volverá con ella. Corre a Isadora de su casa y le asegura que ella también morirá.

Isabela sufre pues demasiados crímenes a su alrededor. Se refugia en los brazos de Marcos, quien le asegura que cuando la policía detenga a Fernanda todos serán completamente felices.

Marcial comprueba que Noemí pudo haber muerto en manos de Fernanda por lo que el hombre busca a la mujer y le exige que le diga la verdad. Fernanda se burla de él, lo besa, intenta seducirlo, pero él no cae en su juego esta vez por lo que a ella no le queda más que confesar que en verdad se deshizo de Noemí exigiendo que Marcial le agradezca pues le quitó un enorme peso de encima.

Mateo pide a Emma que lo ayude. Ella asegura no poder hacerlo pues su vida corre peligro. Mateo le dice que lo ayude o no de todas formas morirá. Le recuerda que para él y su hermana ella siempre significó alguien, y que de no haber aparecido Isadora en la vida de Marcos, ella hubiera sido una madre excelente. Emma llora y le confiesa al muchacho que todo lo que siempre deseó fue una familia pues su madre siempre le dio favoritismos a su hermana, Fernanda, quien la manipuló toda la vida. Héctor se asombra al saber que las dos mujeres son hermanas.

Franco cuenta a Leticia acerca de sus sentimientos hacia Isadora, a la que no puede olvidar. La mujer cree que tanto Marcos como su mujer forman un gran matrimonio el cuál difícilmente alguien podría deshacer por lo que le pide que le de una oportunidad a ella y lo besa.

Marcos llena una enorme maleta con el dinero que Fernanda ha exigido. Ese dinero en mayoría tan solo es papel sin valor. Cita a Fernanda en in lugar y allí se encuentran junto con Mateo. Emma los ha seguido. Mateo queda en libertad y sube a un auto en el que Isadora lo recibe, abrazándolo, mientras que Marcos le exige a su ex mujer que se marche lejos y se olvide de él y sus hijos, de todos. Ella jura que así será, pero que la volverán a ver. Accidentalmente se abre la maleta y se descubre que no hay dinero en ella, si no papel, por lo que Fernanda, furiosa, toma una pistola y le apunta a Marcos pero Emma se interpone y es quien recibe los impactos de las balas. Asustada por lo que ha hecho en plena vía pública Fernanda decide escapar, huir, mientras que los demás acuden a Emma, quien moribunda pide perdón a Marcos e Isadora.

Mayte vive atormentada por sus recuerdos y cree que de hablar con Isadora, de mujer a mujer. Rebeca suplica a su hija que deje de cometer locuras y ponga los ojos en un hombre que en verdad se interese en ella.

Renata recibe feliz a Mateo, quien le cuenta que Fernanda mató a Emma y que también eliminó a Felicia. Les dice a todos que Emma y Fernanda son hermanas por lo que siempre vivieron engañados.

Janette visita a Renata y allí se encuentra con Mayte, quien pide a Isadora que la perdóne por lo cometido antes, así como pide perdón a Renata. Las tres muchachas vuelven a ser amigas.

Darío se presenta en Dorantesa y pide a Marcos un patrocinio para un evento artístico en el que se recaudarán fondos. Al saber que Franco está detrás del proyecto Marcos se niega pero Isabela interviene y lo hace aceptar.

Mateo comienza un romance con Janette, a quien le promete que serán completamente felices.

Mayte reanuda sus labores en Dorantesa y allí coquetea con Marcial y Enzo, quienes solo ríen de lo picara que resulta la muchacha. Marcial alienta a Enzo para que se fije en ella pero éste asegura que las muchachitas no le interesan por lo que es el mismo Marcial quien se acerca a ella. Enzo lamenta no poder tener la capacidad de amar a una mujer. Tiene un encuentro con Rocco, un escort con el que tiene una relación secreta.

Isadora y Renata hacen compras juntas, como madre e hija. Se topan con una monja, quien en realidad es Andrea, la cuál jura que se vengará de Marcos y para ello matará a Isadora pues solo así podrá hacerlo sufrir.

Margarita aconseja a Franco que se de una oportunidad para olvidar a Isadora pero él no sabe si Leticia lo pueda hacer olvidarla. Cena con Leticia y ella lo besa por lo que él le pide que intenten algo.

Isadora recibe las fotos en que Fernanda y marcos aparecen juntos. Sufre por ello y discute con su marido, quien le explica que Fernanda lo obligó para que Mateo pudiera quedar en libertad. Isadora no le cree  hasta que recibe una llamada de su enemiga, quien burlona le pregunta si le han gustado las fotos. Es entonces que entiende que todo es una trampa de la mujer para separarla de Marcos y vengarse.

Mayte y Marcial cenan y él le pide que se traten un poco más. Ella de inmediato lo besa. Salen del lugar y se cruzan entre el tráfico con Enzo, al que Marcial decide seguir. Se sorprende al verlo subir a su auto a un hombre, Rocco, que le da un beso apasionado. No puede creer que su amigo sea homosexual por lo que al otro día en la oficina lo trata con rechazo y le pide que se mantenga alejado.

Darío pinta mujeres desnudas y es descubierto por Marcos, con quien tiene una discusión. El celoso padre le exige que se decida por pintar tantas mujeres o por su hija, pues no piensa permitir que se burle de ella. Darío se da cuenta de que su vida al lado de Renata será difícil mientras su padre se siga entrometiendo por lo que cree que debe terminar con ella por lo que le envía un ramo de rosas y una carta en la que se despide. Ella se niega a aceptarlo y va en su búsqueda pero él ya se ha mudado.

Fernanda se siente acorralada pues la policía la busca y cree que pronto la pueden encontrar. No sabe a quién acudir pues se ha encargado de todos sus aliados por lo que se da cuenta que por capricho ha cometido demasiados errores.

Isadora acude a Franco para quejarse de las infidelidades de su marido. No logra decírselo pues él lleno de felicidad le dice que ha comenzado una relación con Leticia, quien a su vez, feliz, se lo cuenta a Enzo, a quien aconseja que haga su vida al lado de una mujer. Enzo le dice que eso jamás sucederá.

Pasa el tiempo y la relación entre Isadora y Marcos es fría a pesar que él busca el perdón de la mujer.

Mateo pide a Janette que se case con él y ella acepta por lo que dan la noticia a sus familias causando una gran felicidad.

Renata hace un viaje a Italia y allí se reencuentra con Darío, al que asegura que siempre ha amado y nunca dejará de amar. Él la besa fuertemente y los dos deciden volver a México para casarse.

Enzo está intranquilo por el rechazo de Marcial, a quien le exige que le diga qué es lo que sucede. El hombre confiesa a su amigo saber que éste es homosexual. Al saberse descubierto Enzo siente demasiada vergüenza y suplica a su amigo que no diga nada pero Marcial cree que si lo es no debe avergonzarse y al contrario, debe enfrentar su realidad, por lo que Enzo presenta a Marcial con Rocco, su pareja.

Tanto Leticia como Franco aconsejan a Isadora para que perdone a Marcos, quien lo único que ha hecho es cometer errores por su familia, por salvarlos por lo que en un evento de arte organizado por Franco los dos se reconcilian. Marcos le promete a su esposa que ya nada los separará, aunque temen que Fernanda se encuentre al acecho y es así, pues el día de la boda entre Héctor y Janette Fernanda sorprende a Isadora en su habitación asegurándole que la matará para así poder vengarse de Marcos, quien junto con Franco se dirige a la mansión. Leticia, quien se encuentra allí con algunos invitados, decide indagar qué es lo que sucede y encuentra a las dos mujeres discutiendo. Se enfrenta a Fernanda y pide a Isadora que se marche pero ésta no hace más que llorar y suplicarles que se detengan pues forcejean. La pistola se dispara y es Leticia la que resulta herida. Fernanda de nueva cuenta huye mientras que Franco y Marco atienden a Leticia, quien va a dar a un hospital en una ambulancia.

Fernanda es detenida por Renata y Mateo, quienes no la dejan salir de la casa. La mujer les confiesa que nunca los ha querido y que si se embarazó fue solamente para retener a Marcos. Son los dos muchachos quienes entregan a su madre ante las autoridades. Esa situación causa a Marcos dolor. Isadora lo consuela.

Fernanda es buscada por la interpol y acusada por homicidio por lo que es condenada a cadena perpetua. Aún así jura que un día saldrá de la cárcel y se vengará de todos. Días después recibe la visita de Leticia, quien se burla de ella y le asegura que se quedará en ese lugar para siempre.

Renata anuncia que se casará con Darío aunque su padre se oponga. Debido a los consejos de Isadora a Marcos no le queda más remedio que aceptar al hombre en su familia y darle la bienvenida.

Marcial es descubierto en Dorantesa por los fraudes cometidos por lo que Marcos le pide que se marche de la empresa y ceda sus acciones a cambio de no ser enviado a prisión. El hombre lo hace y pide perdón. Se une a Mayte, con quien vive en unión libre.

Enzo descubre que Rocco padece una grave enfermedad: SIDA. Tiene miedo de estar contagiado y se hace estudios que le revelan que es negativo. Al saberse descubierto Rocco le pide que lo deje y se busque a alguien más pero Enzo lo ama demasiado por lo que decide quedarse a su lado y cuidarlo hasta el final y lo presenta ante Leticia, quien lo acepta como parte de su familia y desea a su hermano lo mejor.

Franco se despide de Margarita pues expondrá en el extranjero. Leticia se marcha con él, los dos están dispuestos a hacer una vida juntos.

Fernanda recibe la visita de sus hijos en la cárcel. Les exige que la ayuden o de lo contrario desaparezcan de su vida. Tanto Renata como Mateo lloran al saber que su madre nunca los ha querido y jamás los querrá.

Fernanda pelea con las reclusas en la cárcel por lo que un buen día amanece muerta. Nadie declara qué sucedió ni cómo. Es enterrada por sus hijos, quienes llenos de dolor se refugian en los brazos de Isadora, a la que piden que siempre sea una madre para ellos. La mujer llora y los abraza asegurando que siempre los ha querido y siempre los querrá como si fueran sus propios hijos, carne de su carne. Marcos se une a ellos en un cuadro solemne, como una familia feliz, única, dispuesta a comenzar de cero.





Fin













Telenovela dedicada a Natalia Román.
Para ti, Talo, donde quiera que te encuentres...




© O TÚ O NINGUNA DR. 2012
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1999 (P) 2012